Una de las técnicas más habituales a la hora de realizar recalces en interior son los micropilotes o clavos.

Elementos esbeltos con gran capacidad para soportar esfuerzos axiles, transmitiendo éstos al terreno mediante un mecanismo básicamente de fricción con el terreno (fuste). También tiene capacidad de soportar flexiones, pero condicionado por su baja inercia.

En Drillsolutions contamos con una de nuestras pequeñitas, kitten k500, perfecta para este tipo de trabajos con un peso de 1800kg y máxima presión a 250 bar.